5 de abril de 2017

Los escritores debaten sobre racismo

Nos alegra comprobar que en la ciudad en la que se fundó esta ONG, A Coruña, se habla y se debate sobre problemáticas sociales que parecen estar en triste auge, como es la exclusión o la discriminación, Y más si estos debates cuajan en sectores y entornos diversos. 

Es el caso del diálogo en torno al racismo que organizó recientemente la Unión Nacional de Escritores (UNE), a la que pertenece el voluntario y antiguo presidente de Ecos do Sur, Kiko Cabanillas. 

El encuentro se celebró en torno a tres ponencias de tres autores. Kiko Cabanillas se centró en la educación y la cultura como armas para luchar contra el racismo. "Ver al otro como inferior o simplemente menoscabar sus derechos, lo que comúnmente se denomina racismo, no es sino un atentado contra la ética que debe regir el mundo", destacó.

A continuación, el escritor Jacobo González Outes abrió su intervención exponiendo que "son los prejuicios y los estereotipos los que conducen a la discriminación", para a continuación desgranar los que considera como factores motivacionales: "asignamos a los grupos que pertenecemos un mayor valor y se lo quitamos a los grupos de los que no formamos parte. Aprendemos la discriminación. Desarrollamos personalidades autoritarias. Y creemos que un grupo tiene características negativas".

Finalmente, la narradora y autora teatral Ana Julia Martínez Fariñas destacó que "el teatro puede y debe convertirse en una lección de vida. Y por lo tanto debemos vincular el teatro con la solidaridad entre los pueblos. Confraternizarlos y que se den la mano en una muestra de comprensión y humanidad. Debemos concienciar y sensibilizar a la gente ya que es nuestro deber como escritores llegar a los demás con este eslogan: Igualdad y Cultura".

9 de marzo de 2017

Los/as escolares de Dodro conocen la realidad de los/as refugiados/as

Nunca nos cansaremos de hablar de nuestros amigos Leticia Santaballa y Ahmad Matar, y de la importante labor de sensibilización que están realizando en Galicia. Hace pocos días, estuvieron en el CEIP Eusebio Lorenzo Baleirón, en Dodro, hablando con los/as alumnos/as sobre la realidad de las personas refugiadas.

                                       


La charla “El viaje a Europa” se desarrolló con un grupo de 30 jóvenes de entre 10 y 16 años, a quienes impresionó especialmente el testimonio de Ahmad, protagonista de una experiencia que le llevó desde la guerra en Siria hasta la búsqueda de asilo en A Coruña. describió la realidad actual de su país, como un “collage” de grupos armados luchando entre ellos en una nación dividida en siete países. "No hay electricidad, y por lo tanto, ni luz ni Internet. No hay colegios. No se pueden sacar fotos... Es decir, no es una vida fácil". 



Por eso, Ahmad inició hace meses un peligroso periplo, que le llevó hasta Turquía tras pasar por otros países. Desde allí, emprendió el paso a Europa. “¿Cuánto cuesta una vida?”, preguntó al público, respondiendo acto seguido que la suya costó 1.000 euros: el precio de una plaza en el bote que le llevaría a Grecia. “Mi patera era un lujo, porque sólo había 30 personas y el mar estaba en calma. Normalmente llevan hasta 70 personas. De todos modos, nos trataron como a los animales”. 

Al llegar a Grecia, entró en el campo de refugiados de Idomeni. "Tenía capacidad para 1.500 personas, y llegamos a ser 15.000. Todo estaba empapado de agua: la ropa y las mantas. Había que hacer cola para todo: preguntas, comida, médico, sopa, duchas... Además las fronteras estaban cerradas”, destacó Ahmad, que recuerda cómo para cocinar tenían que quemar plásticos, con lo tóxicos que son. En este contexto, decidió trabajar como voluntario: repartiendo zapatos o comida, limpiando la cabaña del té, formando grupos de información...

Para los/as jóvenes, fue una extraordinaria oportunidad de tomar contacto con una realidad que conocían tan sólo a través del televisor. Por supuesto, no la desaprovecharon y participaron con mucho interés en el turno de preguntas.

22 de febrero de 2017

Ecos do Sur for English speakers

We are Ecos do Sur, the NGO that works with immigrant people, victims of gender violence, refugees, unenployed people, among other collectives. Our central address is Aaiun Street, 2 (hall), post code 15010 A Coruña. 
 

We run the following lines:

-Employment, entrepreneurship and training.
-Access to Rights.
-Participation and social activatión.
-Cooperation.
We have been working in A Coruña for twenty-five years, and nowadays we are also in Madrid and Lugo. We receive economic support from institutions like Xunta (Galician Government) and Social Affairs Ministery, but also from private organisations.

 

We are writting this article for  foreign people who can't speak Spanish yet. We invite you to take part in any of our programs. Welcome to Ecos do Sur!!

23 de enero de 2017

“Debemos potenciar la capacidad que tiene el rural gallego de generar empleo”

Francisco Hurtado, miembro de la Junta Directiva de Ecos do Sur, es una de las personas que ha impulsado la creación de Ad-Ecos, nuestra empresa social. Sobre una idea originaria de la que fuera nuestra compañera, Mila Oreiro, se ha desarrollado una estructura que hoy desarrolla acciones de consultoría, centradas en el empleo verde y en el emprendimiento social. En esta entrevista, Francisco nos desgrana algunas de las claves de esta iniciativa.




-¿Cuál es la razón de ser de Ad-Ecos?

-Ad-Ecos nació en el año 2012, y ahora cumplimos cinco de ejercicio con la idea de fomentar proyectos de emprendimiento social con los colectivos con los que trabaja Ecos do Sur. Otro de los fines es captar fondos privados que permitan sustentar parte de las actividades de acción social de la ONG. Es decir, pretendemos desarrollar iniciativas de emprendimiento que puedan generar recursos económicos y que reviertan en los proyectos de la entidad.


-¿Qué actividades ha desarrollado este año Ad-Ecos?

-Este año sobre todo han sido acciones formativas, muy vinculadas con el empleo y con la economía verde, y también consultoría relacionada con el empleo. Estamos promocionando los proyectos de emprendimiento social de cara a dinamizar ámbitos como el rural, para generar nuevas oportunidades de empleo. Y que de esas oportunidades de empleo se puedan beneficiar colectivos en riesgo de exclusión con los que trabaja Ecos do Sur.


-¿Es también un paso hacia la financiación privada?

-Toda actividad económica de Ad-Ecos repercute directa o indirectamente en la mejora de la sostenibilidad de la ONG, que en estos momentos se financia sobre todo a través de subvenciones públicas. Hay una diversificación de financiación aunque el 50 por ciento proviene de la Xunta. 2016 ha sido el primer año que Ad-Ecos ha obtenido beneficios como empresa. Evidentemente, los primeros años hay más gastos que ingresos y más inversión. Y esperamos que los próximos años se siga en esa senda, fortaleciendo la empresa.


-¿Qué impacto está teniendo Ad-Ecos en la opinión pública? 

-Por el momento estamos dando mucha difusión, porque llevamos a cabo actividades piloto. Estamos trabajando más en la sombra para hacer que nazcan proyectos y que se vayan desarrollando. Uno de los objetivos es dar a conocer estos proyectos, pero esperando el momento adecuado.


-Cuáles son los próximos retos de la empresa?

-Uno muy importante es el de seguir trabajando y desarrollando iniciativas de emprendimiento social en el ámbito del empleo verde, en las que puedan participar colectivos como inmigrantes, personas en paro de larga duración... Proyectos que al final se puedan traducir en nuevos puestos de trabajo para esas personas. Hay otra línea que iniciamos en 2016, que es el ámbito formativo o de consultoría con entidades del tercer sector, para mejorar la capacitación de las personas que trabajan en él: formación en el ámbito de proyectos sociales, en intervención social, etc. Queremos desarrollar entidades sociales más sostenibles en el futuro.

10 de enero de 2017

George, el ingeniero de la calle

George, originario de Nigeria es uno de los cientos de africanos que sobreviven en Galicia en situación administrativa irregular. Esto quiere decir que aunque quiera trabajar, no puede hacerlo legalmente, además de no tener acceso a otros derechos que desde Ecos do Sur consideramos Universales: los tenemos por el mero hecho de ser humanos. 

George ingeniero, pero esta situación le ha llevado a mendigar. Le dedica el tiempo de un trabajo a tiempo parcial, seis horas diarias a la intemperie, en las que sueña con conseguir regularizar su situación, trabajar y traer a su familia. Mientras sus sueños no se cumplen, trata de mejorar sus oportunidades asistiendo a las clases de español que imparte Ecos do Sur. Hoy, os contamos su historia.

-¿Qué formación y estudios tienes?
-Soy Ingeniero Internacional Técnico de Relaciones de Diplomacía. Llevo dos años en España y no he encontrado ningún trabajo, porque no tengo  papeles.
-¿Cómo consigues sobrevivir en esa situación?
-Pido dinero en la calle para pagar la habitación en la que vivo y para comer. En la calle Barcelona y en Los Rosales.
 -¿Cuánto dinero consigues?
-Consigo unos diez euros al día, en seis horas.
-¿Cómo es el trato que recibes de la gente a la que pides?  
-Muchos me dicen que debería trabajar y que pedir es muy fácil. Dicen que soy demasiado joven para rendirme y no luchar por un trabajo.
-A nosotros no nos parece que sea fácil... ¿Qué contacto tienes con Ecos do Sur?
-Sobre todo las clases de español. También me ayudan legalmente para dejar de estar en situación irregular. No hay trabajo si no hay papeles.
-¿Qué planes de futuro tienes en España?.
-Espero conseguir mis papeles pronto y poder traer a mi familia.